PERSONAS QUE APORTAN

Dos grandes constructores ha tenido Aguascalientes, y Nazario Guerrero es uno de ellos

2021-12-06

Nazario Guerrero Ruelas

 

Aguascalientes, Ags.- Aguascalientes, según los conocedores y guardando todas las proporciones y circunstancias de tiempo, ha tenido dos grandes constructores, que no nacieron aquí sino que vinieron por compromisos de trabajo. Ambos entendieron las necesidades de su tiempo y las atendieron de la mejor manera. Los dos, altamente innovadores, se identificaron tanto con nuestra ciudad, que se quedaron a vivir aquí.

Del primero de ellos, Refugio Reyes Rivas, se ha escrito mucho. Fue el edificador de las construcciones que requería nuestra ciudad en las décadas iniciales del Siglo XX: hoteles, templos, casas comerciales… construcciones que un siglo después siguen prestando servicio y que en algunos casos se han convertido en auténticos iconos de Aguascalientes, como es el Templo de San Antonio. Otros, han variado su función inicial aunque continúan en servicio para otros fines: el edificio del hotel Francia es ahora una tienda y un restaurante… la que fuera sede del Hotel París alberga ahora al Congreso Estatal… el ahora Museo de Aguascalientes ocupa la edificación levantada por Reyes con otro fin…

Del otro gran constructor del Aguascalientes de nuestros días, más allá del círculo de sus colegas y amigos, se sabe poco. Tampoco nació en nuestra ciudad, aunque lleva casi cinco décadas de vivir aquí. Las obras levantadas bajo su dirección continúan en activo y también responden a las necesidades de la ciudad y del estado. Son muchas las similitudes con Reyes en cuanto a la vocación de servicio manifestada en sus obras, pero hay una diferencia: Reyes no tenía título de Arquitecto aunque lo fue. El otro gran constructor tiene título…y es Arquitecto.

Todo esto me lo comentó un amigo cercano a Nazario Guerrero Ruelas, y no pude estar más de acuerdo. Somos muchos los que con frecuencia hacemos uso de las obras que él ha levantado en Aguascalientes y, por su condición de guerrero de la vida, esperamos que sean todavía muchas más sus aportaciones a nuestra ciudad.

”Tuve la suerte de trabajar para una sola empresa…”

Al terminar la carrera en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), nos dice, entré a trabajar como dibujante en la Constructora GUTSA de la Ciudad de México y la primera obra en la que participé fue en un conjunto de 28 edificios de cuatro niveles que se construyeron para el Seguro Social en la zona de Legaria de la Capital del país. Tuve la suerte de que fue la única empresa en la que trabajé en mi vida profesional, nos dice el Arquitecto Guerrero.

Tres años después, luego de haber sido Residente de Obra, ya se desempeñaba como Superintendente en las construcciones que la empresa tenía por todo el país, ya sea por encargo del gobierno federal o de diversas empresas privadas.

En el año 1967 se dio su primer contacto con nuestra ciudad al llegar como Superintendente de la construcción de las aulas, laboratorios y auditorio del naciente Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), al oriente de la ciudad y al pie del Cerrito de la Cruz; después, siguió el peregrinaje por todo el territorio nacional, aunque siempre con residencia permanente en la capital del país.

A su dirección se debe la construcción de algunas obras emblemáticas de la arquitectura mexicana como el Hotel Camino Real de Ixtapa, que con un proyecto del Arquitecto Ricardo Legorreta Vilchis es un edificio adosado a un cerro a pocos metros de la playa, al que se entra por el séptimo piso y en el que la totalidad de las habitaciones tienen vista al mar…

Al inicio de la década de los 80´s, el Presidente de la Constructora, Don Antonio Gutiérrez Prieto, le encargó a Don Nazario buscar a una persona con capacidad técnica y administrativa para dirigir una filial de GUTSA que tendría su sede en Aguascalientes. Pasado un par de meses y al no encontrar a la persona idónea, le propuso a su jefe venir él mismo a Aguascalientes para echar a andar la empresa y probarse por un período de seis meses, que se han prolongado hasta ahora.

Ya constituida de manera legal en nuestra ciudad,  Prourbe del Bajío, que así se llamó la compañía, participó en muchas de las obras  que son emblemáticas e indispensables en Aguascalientes: el edificio del INEGI, la remodelación de la Plaza Principal o Plaza de la Patria, el Centro Comercial El Parián, El Centro Comercial Galerías, el Fraccionamiento y Club de Golf Pulgas Pandas, el Estadio Victoria, las instalaciones de la Isla San Marcos…

De cada una de esas obras, Nazario Guerrero conserva en su memoria prodigiosa detalles de las especificaciones técnicas y anécdotas de la construcción. Ha sido anfitrión de Gobernadores y Presidentes de la República para explicarles el desarrollo de las obras, y conserva múltiples testimonios gráficos de esas visitas.

Exedra en Plaza de la Patria

Exedra en Plaza de la Patria, Ciudad de Aguascalientes

Mover la Exedra y remodelar la Plaza sin afectar a las jacarandas…

Una de las obras de mayor complejidad por el detalle que representó fue la remodelación de la Plaza Principal realizada en el año 1984. Quienes vivieron en el Aguascalientes de la primera mitad del siglo pasado recuerdan que había circulación vehicular por las cuatro calles que rodeaban la Plaza, y que al remodelarla, se canceló la circulación por tres de los costados, dejando solo el paso de automóviles en la parte norte.

Realizada en el tiempo de la administración que encabezó el Gobernador Rodolfo Landeros, la remodelación de la Plaza presentaba varios retos importantes: determinar un orden constructivo en base a dos ejes, mover la Exedra incluida la columna, y de manera especial mover los más de cincuenta árboles de jacaranda a las nuevas ubicaciones dentro de la misma plaza.

Los ejes se determinaron a partir del Balcón Central del Palacio de Gobierno y del centro de la calle que media entre el Teatro Morelos y la Catedral.

El traslado de la Exedra tuvo una complejidad especial ya que fue necesario numerar cada una de las más de 8 mil piezas de cantera que la componen, desmontarlas con todo cuidado y volver a armarla en una nueva ubicación. El trabajo fue minucioso, de mucho detalle, con un cierto nivel de riesgo en especial la columna, que es totalmente de piedra sobre piedra y no tiene un alma de acero en su interior.

El ornamento que coronaba la vieja columna (una especie de pebetero metálico) se sustituyó por el Águila que tiene en la actualidad y que es réplica fiel de un diseño del escultor Manuel Tolsá (autor de la estatua ecuestre de Carlos IV, más conocida como “El Caballito”,  que se encuentra frente al Museo Nacional de Arte y el Palacio de Minería en el Centro de la Ciudad de México).

"Si se secan las jacarandas, nos corren a usted y a mí…”

Entre las pocas recomendaciones que el Arquitecto Guerrero recuerda que le hizo el Gobernador Landeros fue cuidar que no se secaran los árboles de jacarandas que adornaban la Plaza y que ya entonces le daban esa coloración tan vistosa en la primavera.

- “Mire arquitecto, le dijo, si se llegan a secar las jacarandas, va a ser tal la protesta de la gente que nos van a sacar de aquí a Usted y a mí.”

No fue tarea fácil esa remodelación, pero pudo solucionarse. En la Ciudad de México había un especialista en este tipo de traslados: Juan Siles había desarrollado una técnica que mediante la excavación alrededor del árbol aislaba las raíces con una serie de materiales y permitía, con el apoyo de dos grúas, trasladarlos a su nueva ubicación sin que se afectaran.

Siles vino a Aguascalientes, analizó caso por caso, durante varias semanas movió una a una todas las jacarandas y tuvo un alto grado de éxito: de los más de 50 árboles solamente uno no resistió el cambio a la nueva ubicación.

Un centro comercial “colgado de dos columnas”…

De la construcción del Centro Comercial El Parián, Nazario Guerrero comenta que se construyó en base a un proyecto del Arquitecto Salvador Vértiz y bajo una técnica muy innovadora, ya que tiene solamente dos columnas para sostener el mezaninne, y toda esa construcción “cuelga” de gruesos tirantes de acero sólidamente anclados. Pocas personas, cuenta el Arquitecto Guerrero, conocen esto, pero quien observe con detalle la construcción actual podrá darse cuenta.

INEGI

 

La sede del INEGI: forjada golpe a golpe

De la construcción del edificio sede del INEGI, realizada entre los años 1988 y 89, platica que tenían la presión de terminar la obra ya que urgía el cambio de las oficinas que estaban sin sede desde que el temblor de septiembre de 1985 afectara varios de los edificios donde trabajaba el personal en la Ciudad de México.

Nos detenía un detalle, precisa el Arquitecto Guerrero: los acabados del edificio, que semejaban una pirámide, nos marcaban que fueran en base a colados aparentes en los que el cemento se mezclaba no con grava sino con pedacera de mármol y que una vez fraguado debería quitarse algo del cemento para dejar esos fragmentos de mármol al descubierto.

El procedimiento, conocido como “martelinado”, es realmente laborioso, ya que implica golpear con una “martelina” que es una especie de cincel y con un pequeño marro, centímetro a centímetro de la superficie externa para que aparezca el mármol. Eran cientos y cientos de trabajadores los que golpe a golpe daban a la fachada el acabado que se deseaba. Aquel procedimiento laborioso se ha compensado con creces, ya que esa fachada requiere de bajo mantenimiento y varias décadas después conserva su misma apariencia, a pesar del sol, la lluvia y el viento.

Forjador de construcciones… y de instituciones

De la calidad profesional del Arquitecto Nazario Guerrero Ruelas hablan sus obras, sus construcciones. Pero de su calidad humana hablan las instituciones a las que ha dado vida con su participación. Bien cierto es aquello de “que por sus obras los conoceréis…”

Además de las asociaciones gremiales en las que ha participado y dirigido, Nazario Guerrero tiene en su haber la fundación de una iniciativa de servicio muy consolidada y de grandes frutos: el Club Rotario Campestre.

Era el año 1982 cuando un grupo de destacados profesionistas y empresarios se decidieron a emprender una iniciativa en beneficio de los más necesitados bajo el movimiento rotario que había sido fundado a principios de siglo XX en los Estados Unidos para hacer de la amistad una ocasión de servir.

Además de socio fundador y de ser el primer Vicepresidente y luego Presidente, el Arquitecto Guerrero ha sido un indiscutible pilar del grupo desde entonces y su participación en iniciativas de beneficio social ha sido determinante en muchos casos.

Se han construido aulas y campos deportivos para comunidades necesitadas, instalaciones especiales para personas con discapacidad, se ha ayudado a plantar y cultivar huertos familiares para el autoconsumo y para obtener un ingreso extra a la familia con la venta de los excedentes… Cientos de personas han recibido apoyos para cirugías urgentes, o sillas de ruedas y aparatos ortopédicos indispensables gracias al trabajo el Club. Y más de 310 personas han podido mantener su ritmo de vida gracias a un marcapasos que les regula los latidos el corazón…

Pero no sólo eso. Gracias al ejemplo de Nazario, muchos han visto los resultados excelentes de lo que los rotarios conocen como “La Prueba Cuádruple” que consiste en observar en la vida personal y profesional cuatro principios tan básicos y sencillos que sorprende el beneficio que permiten alcanzar.

Prueba Cuádruple: de lo que se piensa, se dice o se hace

Estas simples preguntas, que han sido planteadas cada día y en todos los aspectos de la vida, han estado presentes en nuestro personaje.
Además de esa participación humanitaria, ha sido por años directivo de organismos profesionales y durante varias administraciones Presidente del Consejo de Colaboración Municipal de Aguascalientes.

Su capacidad de hacer y mantener amistades sólidas y permanentes es proverbial: en todos los ambientes es reconocido y estimado. Aquellos seis meses de estancia en Aguascalientes se han convertido en décadas, y el trabajo en nuestra ciudad se transformó en cariño y pasión por ella. Una vida plena de realizaciones y de obras que de alguna manera nos benefician a todos.

Gracias a él, y a gente como él, la ciudad de Aguascalientes se ha consolidado como una de las mejores de la República Mexicana para vivir.

---

El texto anterior forma parte de materiales escritos en el año 2018 y 2019, originalmente pensados para formar parte de un libro que, por diversos motivos, no llegó a publicarse.

ANTERIORES

- Un empresario de la construcción, inoculado del virus de la docencia

- El Banco de Ojos y Tejidos, 30 años de ayudar a ver y a sanar

- Estanislao Díaz Soria, la pasión por la música

- De vendedor de telas al mayoreo... a Cónsul de España

- Don Carlos López Aparicio, visión amena y documentada de la historia reciente de Aguascalientes

GPlegal despacho laboral en Aguascalientes
Educación en Aguascalientes
Coronavirus en Aguascalientes
Noticias de Aguascalientes