INICIO
SÍGANOS
Facebook
Linkedin
twitter
COMBATIR AL COVID-19, TAMBIÉN CON ARMAS LOCALES

Ventiladores diseñados y fabricados en Aguascalientes, estarán en servicio los próximos días

2020-04-13

Aguascalientes

La imagen corresponde al "sanitizador", término que no existe en la lengua española.

Aguascalientes, Ags.- Hay épocas en que el panorama se ve complejo y difícil. Parece que el vaso está casi vacío y son pocas las posibilidades de salir adelante según algunos.

Pero otros ven en esa misma situación una gran oportunidad de llenar el vaso, de sortear dificultades para salir adelante. Atisban grandes oportunidades en lo que otros ven sólo dificultades y amenazas. Y de los primeros, hay varios casos aquí, en Aguascalientes.

Quiero comentarles ahora de uno de esos casos. El de unos jóvenes ingenieros que en los tiempos universitarios fueron parte de aquellos equipos que iniciaron la costumbre de participar, y de  ganar, concursos internacionales de robótica. Superaron entonces a equipos de universidades “ranqueadas” entre las mejores y más avanzadas del mundo en materia tecnológica.
Con apenas recursos materiales, aunque con sólido conocimiento técnico, horas de trabajo y estudio, entusiasmo y altas dosis de audacia, consiguieron posicionar a Aguascalientes en el mapa global de las “jóvenes promesas” en materia tecnológica.

Y dado que los trabajos conjuntos, las desveladas, sudores fríos y celebraciones de la época universitaria suelen dejar hábitos y enseñanzas arraigadas, ellos se quedaron con la costumbre de trabajar en equipo para complementarse y con la convicción de que todo problema puede tener solución si uno se enfoca en lo que debe y pone el esfuerzo necesario.

Generaciones de sólidos ingenieros egresan de universidades asentadas aquí

Al salir de su universidad, la Panamericana Campus Bonaterra, tres de ellos decidieron seguir unidos en la vida profesional. Aquí hago un paréntesis para comentar algo que algunos quizá no recuerden.

Hace años, dos (Ingeniería y Derecho), luego tres (se les unió Empresariales) y posteriormente otras escuelas y facultades de la Universidad Panamericana Bonaterra en Aguascalientes, comenzaron a “hacer época” y a egresar graduados con sólida preparación en su campo, con soltura y experiencia internacional en concursos, manejo de dos o tres idiomas, afán permanente de aprender y con la convicción de que estaban o podían estar a la altura de cualquier egresado en el mundo en cuanto a conocimiento y capacidad. Esa convicción era ya compartida por empleadores internacionales que habían observado su desempeño y actuación. Tan es así, que en nuestros días hay egresados de ese campus en grandes corporativos globales y al frente de áreas técnicas o empresas de variadas ocupaciones en países asiáticos, europeos y norteamericanos. Otros prefirieron quedarse en ciudades de México o aquí en Aguascalientes para emprender por su cuenta.

Pero volvamos a nuestro relato.

Tres de aquellos estudiantes de la UP Bonaterra, ya egresados, y dos ingenieros más (uno del ITA y otro de la UAA, también muy prestigiadas instituciones) crearon aquí una empresa para el desarrollo de soluciones tecnológicas, que con los años, se ha ido especializando en varios campos: rastreo de unidades de transporte mediante GPS, sistemas para el envío de mensajes masivos, ahorros de energía mediante fuentes alternas como la solar y más recientemente en el llamado Internet de las Cosas.

La presencia del coronavirus en México representó para ellos más que sólo la amenaza, una oportunidad de aportar al combate de la pandemia mediante Tecnologías para la Salud.

Áreas sin gérmenes patógenos

Atendieron el llamado del Sector Salud local, y se enfocaron de inmediato a trabajar en dos proyectos concretos: un equipo “sanitizador”  (término que no existe en la lengua española) que en poco tiempo, diez minutos, deje libre de gérmenes patógenos áreas físicas de edificios como hospitales y oficinas, vehículos, instrumental médico y cualquier artículo o pieza que reciba la radiación de luz ultravioleta. El prototipo ya ha sido probado, aprobado, y está dispuesto para entrar en servicio en lo que se espera sea la fase más virulenta de la pandemia en nuestro país.

Aunque la especialidad de Max 4 Technologies no es la producción industrial de lo que desarrollan, los “sanitizadores” ya están en la etapa de fabricación aquí en instalaciones de la propia empresa. En cuestión de días darán servicio en hospitales, consultorios, áreas de recepción, salas de espera...

Instrumento que ayuda a mantener con vida al paciente, en tanto su organismo derrota al virus

El otro producto relacionado con la tecnología de la salud es algo más complejo y, dadas las circunstancias, escaso. Se trata de un ventilador o  respirador artificial que haga posible mantener con vida a pacientes cuya capacidad pulmonar esté afectada. En este momento, todos los países demandan a los fabricantes que les surtan pedidos, pues o ya colapsaron sus sistemas de salud o están por hacerlo ante lo abrumador de los contagios por el coronavirus.

Cabe decir que, por lo general, los centros hospitalarios cuentan con un número reducido de ventiladores/respiradores para sus áreas de terapia intensiva, ya que con disponer de algunos, resultan suficientes en condiciones normales. Pero lo que ahora se vive en el mundo está mucho muy lejos de las situaciones normales: la necesidad de esos auxiliares resulta muy superior a las existencias y a la capacidad de producción en el corto plazo.

Fabricar aquí, contra reloj, respiradores/ventiladores

Ante ello, a petición de gobiernos o por iniciativa propia, grandes compañías manufactureras han destinado plantas completas y sus áreas de desarrollo de producto a diseñar y producir en gran escala esos respiradores. Varias corporaciones del sector del automóvil, como Mercedes Benz, Ford, Peugeot, General Motors y otras, fabrican a marchas forzadas respiradores en varios países.
Guardadas las proporciones, Aguascalientes entrará en los próximos días en la dinámica de fabricar contra reloj respiradores artificiales para tratar de salvar vidas de infectados por el virus.

El hecho es que los ingenieros de Max 4 Technologies, que ya son muchos más que los cinco fundadores de la empresa y entre los que hay tanto egresados de la UP Bonaterra, del ITA y de la UAA como de otras universidades locales, se movilizaron rápido. Contactaron a compañeros de estudio que están en empresas de otros países y que complementan sus áreas de conocimiento, y en semanas tuvieron el diseño y el prototipo de un ventilador/respirador. En estos días, está siendo sometido a pruebas en hospitales locales y una vez hechos los ajustes podrá dar servicio en los días en que se espera la mayor incidencia de la pandemia.

Aunque no deseo a nadie que lo compruebe, da un poco de tranquilidad saber que las previsiones tomadas llevarían a pensar que no se plantearán aquí  los grandes dilemas que se cuentan de otros países, en que los médicos deben decidir a qué paciente se le asigna el respirador y con ello la posibilidad de mantenerse con vida en tanto su organismo logra derrotar al virus.

Como puede verse, las grandes necesidades hacen surgir grandes aportaciones. Y la prueba está en que una empresa que nació pequeña hace algunos años, gracias a la amplitud de miras, la capacidad y tenacidad de quienes trabajan en ella, puede aportar soluciones a las grandes necesidades del momento.

De que los hay, los hay. Aquí, en Aguascalientes.

gplegal despacho laboral