Aguascalientes  

MÁS ARTÍCULOS DE OTTO GRANADOS
>
>
 
Aguascalientes
 
 
 
 
 
 
Enviar comentario Imprimir
COMPARTIR
 
Compartir
Linkedin
VISITE
Aguascalientes

HETERODOXIAS

Los nuevos
dilemas educativos

2012-08-13

Aguascalientes, Ags.- Probablemente una de las zonas urgentes de reforma que mayor nivel de acuerdo concitan sea la educación. Todo el mundo piensa que las cosas van mal y algo hay que hacer. El problema medular, sin embargo, donde no parece haber la misma claridad, es qué tipo de reforma y, como lo sugirió Blanca Heredia en La Razón el viernes pasado, para qué.

Desde el punto de vista político, éste es uno de los momentos más propicios para una discusión amplia acerca de la cuestión educativa o, dicho de mejor modo, para tratar de influir en el diseño, la formulación y la ejecución de la política educativa de los próximos años.

Por un lado, ha habido un robusto proceso de “profesionalización” de la investigación educativa y empezamos a entender mejor sus aspectos técnicos, a trabajar con herramientas más elaboradas en los procesos de enseñanza/aprendizaje, a contar con centros de investigación especializados, a producir propuestas rigurosas para diagnosticar el problema, y las diversas evaluaciones nacionales e internacionales arrojan información útil para medir el tamaño del desastre y, por ende, enfocar los correctivos.

Por otro, debido en buena parte a los trabajos del sector moderno de la comunidad académica, al interés de los medios y de diversas organizaciones de la sociedad la cuestión educativa se popularizó, gracias a lo cual parece haber una percepción muy extendida de que la educación importa, de que los resultados son deficientes; en suma, de que hay en el país un serio problema con la educación y de que tiene que hacerse algo serio, profundo y rápido con ella.

En medio de esa percepción, destaca que entre las múltiples asignaturas pendientes, una de ellas —la forma en que se organizó por décadas la relación política, institucional y administrativa con el SNTE— está agotada y que en breve llegará el momento en que el presidente y los gobernadores, partidos y legisladores tendrán que elegir entre dos alternativas: mantener esa alianza a costa de la educación o reformar la gestión educativa a costa de enajenarse la presunta utilidad electoral de dicho pacto. Lo cierto es que en los próximos años el tema no desaparecerá de la agenda pública y todos ellos se verán obligados a actuar.

Ahora bien, el otro dilema es efectivamente qué tipo de reforma. Como es sabido, las políticas tradicionales de cobertura, mejoría salarial y equipamiento han entrado ya en los rendimientos decrecientes y hoy la urgencia consiste en reorientar esas políticas hacia el diseño de sistemas educativos innovadores y de alta calidad, establecer mecanismos más rigurosos de rendición de cuentas y de medición e intervenciones decididas para mejorarla, y una genuina revolución donde la orientación de planes y programas deba ser adaptada hacia la generación de capacidades creativas, es decir, alinear el modelo educativo hacia la innovación, la economía del conocimiento y el desarrollo de talento.

Si no se crea ese círculo virtuoso, cualquier reforma será estéril y contraproducente.

 
Reproducido con autorización de La Razón
SÍGANOS EN...
facebook Twitter Twitter
Busque aquí productos y
servicios en México
 
Aguascalientes